jueves, 3 de marzo de 2011

Kurt recibe un saludo del portero de la sala


Al portero de la sala no le pareció muy adecuado que el señor Cobain se dedicara a liarla gordísima (algo por otra parte bastante común en los de Seattle), y resolvió su duda existencial a mandobles, que es como se resuelven las vicisitudes filosóficas más complejas.






3 comentarios:

  1. La verdad se pasó muuuucho de rosca el tio pero esque fue en caliente,si os fijais cobain le dió un guitarrazo con toda la pina de ser doloroso xDDD

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, se fué calentico a la cama.

    ResponderEliminar
  3. Muy doloroso, Kurt se queda un poco flipado :D

    ResponderEliminar