miércoles, 30 de marzo de 2011

Odiado pero querido Metrónomo

Hace ya varias semanas que estamos preparando los temas que van a formar parte de nuestro nuevo disco. Pero ¿por que os comentamos esto?, muy facil por que desde el día uno sufrimos el infernal ritmo 2/4 de un pequeño aparato amplificado por encima de los intrumentos y que te va machacando el cerebro poco a poco.

Parece que es un tormento pero desde hace décadas el metrónomo ha servido a todo tipo de músicos como referencia para conseguir tocar piezas musicales a su debida velocidad, compás y tempo.

Como creemos que puede ser interesante os dejamos los tipos de metronomos que existen y un poco de historia. 

Historia

 

Antes de este invento los compositores utilizaban como velocidad de referencia el pulso medio humano ( unas 80 pulsaciones por minuto ).

El origen del metrónomo data del año 1812, cuando fue inventado por el holandés Dietrich Nikolaus Winkel. A pesar de haber sido el inventor original, no lo registró, por lo que otro compatriota suyo, Johann Mälzael, copió muchas de las ideas y logró adjudicarse la patente del metrónomo portátil en el año 1816. El compositor alemán Ludwig Van Beethoven, fue el primero en establecer en sus composiciones musicales marcaciones de los tiempos usando un metrónomo. 

Antiguamente los metrónomos consistían en un péndulo con una polea, la que se podía regular para marcar un tiempo más lento o más rápido.

Tipos de metrónomos

En la actualidad, la mayoría de los metrónomos son eléctricos. Los más simples consisten en un dial o una serie de botones para el control del tiempo, produciendo un sólo tipo de sonido. Los metrónomos más sofisticados pueden producir dos o más tipos de sonidos para la marcación del tiempo. Por ejemplo un tipo de sonido es para el inicio de cada compás, mientras que otro tipo de sonido es para cada uno de los tiempos que lo componen. Un controlador ajusta la cantidad el tiempo que separa cada sonido, mientras que otro ajusta el ritmo del compás, y por lo tanto el número de sonidos relacionados con los tiempos que hay en éste.

Metrónomo mecánico


Metrónomo a cuerda.

Sonido de un metrónomo
El metrónomo mecánico (para diferenciarlo del actual metrónomo electrónico digital) consta de una caja de madera o de plástico (en las versiones baratas) y de una varilla metálica que porta una pesa que puede desplazarse a lo largo de la misma. La varilla se comporta como un péndulo invertido de frecuencia ajustable. Cuando la pesa se sitúa cerca de la base, los tiempos son más cortos, mientras que al alejarla de la base el péndulo se mueve más despacio.
En la parte superior de la caja, detrás de la varilla, hay una escala numérica que permite fijar el número de oscilaciones por minuto. La escala abarca desde 40 a 208 de oscilaciones por minuto, progresando del siguente modo: 40, 42, 44, 46, 48, 50, 52, 54, 56, 58, 60, 63, 66, 69, 72, 76, 80, 84, 88, 92, 96, 100, 104, 108, 112, 116, 120, 126, 132, 138, 144, 152, 160, 168, 176, 184, 192, 200, 208.
El mecanismo interno para proporcionar potencia suele consistir en un muelle helicoidal, tensado mediante un sistema de cuerda manual, que permite al metrónomo funcionar durante unos 10 a 15 minutos.
El metrónomo mecánico fue patentado en 1814 por Johann N. Mäzel (1770-1838) y fue utilizado durante los siglos XIX y XX. Hoy en día están siendo sustituidos por los metrónomos electrónicos.

Metrónomo electrónico digital


Metrónomo digital Korg MA-30
En la actualidad existen metrónomos digitales que cumplen las mismas funciones que los mecánicos, reproduciendo regularmente una señal (acústica o visual). En algunos casos, el aparato incluye un afinador. Tiene algunas ventajas respecto al mecánico, como que puede ajustarse la intensidad de la señal emitida y que el tiempo de funcionamiento no está limitado más que por la autonomía de sus baterías. No obstante, algunos músicos prefieren los metrónomos mecánicos tradicionales, quizás por la estética y por tradición.

Metrónomos software

Existen aplicaciones software específicas que realizan la función de metrónomo. Además, muchas aplicaciones informáticas como secuenciadores o editores de audio multipista integran también esta función.

Ritmómetro

El ritmómetro es un metrónomo visual que nos marca los tiempos a través de un gráfico animado en el que se pueden entender perfectamente la duración de las pulsaciones. Está destinado para la comprensión de la teoría musical, en concreto la escritura de las figuras rítmicas, y también para personas con discapacidades auditivas o psicomotrices.

Más información en Wikipedia 

0 comentarios:

Publicar un comentario