jueves, 3 de noviembre de 2011

La carta que escribió Andrés Calamaro sobre Enrique Bunbury

El próximo 13 de diciembre Enrique Bunbury presentará un nuevo disco donde interpreta versiones de autores latinoamericanos como Agustín Lara, Atahualpa Yupanqu o Guadalupe Ramos. El single de presentación será Ódiame (de Federico Barreto y Rafael Otero López), que será presentado en unos días: el 10 de noviembre. Este nuevo disco se titulará Licenciado Cantinas, y ha sido presentado con una carta que ha redactado André Calamaro y que se ha hecho pública estos días:


LICENCIADO BUNBURY
Por Andrés Calamaro

" ... entre nubes de algodón haremos nuestro nido" (José Alfredo Jiménez)

Enrique Bunbury se presenta como (con) Licenciado Cantinas en su desembarco en California, y esta colección brillante de "versiones", un repertorio exquisito y nada habitual, una producción atractiva a cargo
del propio Enrique con arreglos "gourmet" de "Los Santos Inocentes", que bordan texturas clásicas -pero originales- para una colección de joyas encontradas del repertorio panamericano que conviven bajo el preciosísmo de los arreglos y la interpretación vocal de BUNBURY, en su mejor momento personal y artístico, cantando mejor que nunca una colección profunda de canciones.

¡Qué dulce espina para Enrique! Aquí la inspiración creativa es la del interprete artesano, el "cowboy cósmico" no firma canciones pero firma una delicia de disco que es "crossover" (bisagra) de nuestra música continental, el desembarco angelino de un artista inteligente, curioso y sensible, resignado a un permanente viaje por el mundo, el tiempo y las armonías.

El "Licenciado..." es el alto exponente de un oficio fértil en intimidad; hay un secreto que sólo conocemos los cantores y aquellos que nos entregan generosamente su corazón a cambio de canciones y canto, y va a permanecer guardado bajo la alfombra del corazón de quien corresponda. Será imposible no gozar con este disco grande. Para mí (un rockero enamorado del cancionero hispano-latinoamericano) es un privilegio poder escuchar "primero" (y volando entre Chicago y el DF) este voluntarioso y apasionante LP de mi querido compañero Enrique, licenciado con honores en las cantinas musicales del continente del idioma.

LAS CANCIONES:

El prólogo (El mar, el cielo y tú, de Agustín Lara) , un delicioso fresco de bolero instrumental con aromas "Morricone" que da pie a Llévame (de Louie Ortega) con la participación del legendario "Flaco" Jiménez y el dialogo entre la Fender de Álvaro Suite, el contrabajo de Robert "Bob" Castellanos y el piano de Rebenaque. La emocionante Mi sueño prohibido se presenta vestida con la percusión de Quino Béjar y la aparición estelar de Eliades Ochoa; conmueve entonces la profunda Pa llegar a tu lado, una delicia de grabación/interpretación con "ruidos" y cuerdas de terciopelo, que se escucha con el corazón en la garganta. Un contestador telefónico introduce la analógica Chacarera de un triste (de los Hermanos Simón), reformulada como "bomba caribeña y eléctrica".

Cada track es una demostración de osadía y elegancia de los "Los Santos Inocentes" reunidos por BUNBURY que dirige el "cotarro" cantando como siempre y mejor que nunca. Ódiame (de Barreto/Otero López) se presenta con el órgano Hammond y el acordeón, asimismo bailable y emocionante, en lo que es (sin duda alguna) perfecto ejemplo de esta "salsa", este "guiso" de ritmos, sonidos y repertorio: El equilibrio entre la tradición del rock-sound y los géneros centro y sudamericanos. Y el equilibrio fue inventado para perder el equilibrio, borrachos de emoción, con una lágrima asomando, ebrios de música, porque sin música la vida sería un error. Vida (de Casas Padilla) es un texto en carne viva. El Licenciado (El Mulato), de Ricardo Ray & Bobby Cruz resuelve en psicodélico "salsódromo" después de presentarse con un "jondo" Dobro climático, y se engancha con la dulce tragedia colombiana de El solitario (de Alfredo Gutiérrez), que cuenta con el concurso estelar de Dave Hidalgo (Los Lobos), en guitarra y bajo sexto, un teclado distorsionado y un banjo dialogando con Enrique, que nos confirma que si "el mar se convirtiera en aguardiente, en el se ahogaba para morirse borracho", una declaración de principios sensible y perfectamente colombiana. Con Hidalgo en acordeón, y con aires de "corrido/banda", se presenta Ánimas, que no amanezca que no demora mucho en reconfigurarse como "banda-billy" con la tuba de Alfredo Corrales. Un disco para cantar bailando sobre una mesa, rompiéndose la camisa y derramando risas y lágrimas. Que me lleve la tristeza (de Marcial Alejandro), es una de las mejores interpretaciones de la andadura vocal de BUNBURY que se presenta como un sensibilísimo y solido cantor al lado de las texturas del vibrafón, la guitarra acústica, el lap-steel guitar, y el legendario Charlie Musselwhite.

El día de mi suerte (de Willie Colon y Héctor Lavoe), se revela con original ritmología "Bo Diddley-Caribe", incendiario. Cosas olvidadas (un tango de Rodio/Contursi), cantada con espíritu arrabalero. El "Flaco" Jiménez vuelve en La tumba será el final, un texto sin dudas dramático y sentimental "in extremis". Particularmente emocionante es el cierre de este álbum, con la fuerza moral y profunda de los versos de Atahualpa Yupanqui (El cielo está dentro de mi), otra vez con la armónica universal de Musselwhite. La milonga grande es uno de los géneros preferidos de Enrique, y sirve de perfecto epílogo (y declaración de principios) de/para un álbum personal, perfectamente ensamblado por "Los Santos Inocentes". Un álbum que termina sin un acorde final, sin siquiera un ambiente reverberante, para dejarnos sin aliento. Con la reflexión final que define a los trotamundos, a los humildes y a los viajeros interiores; ese "observatorio" desde donde Enrique contempla con los ojos bien abiertos el universo sensible que nos abriga.

Disco grande de Enrique Bunbury, que se estrena de nuevo como caminante que hace camino andando y cantando.

"Por caminos solitarios

Yo me puse a caminar

Por fuera nada buscaba

Pero por dentro, quizás".

3 comentarios:

  1. Ay, el maestro bunbury no deja de sorprendernos!!!! Repertorio latino toca este año, pues. ¿Calamaro al final también colabora en el disco o sólo hace la presentación escrita? Bss

    ResponderEliminar
  2. Creo que solo escribe Margarita, haciendo siempre buena critica del mismo, pero no tengo constancia de que el Sr. Calamaro colabore musicalmente en este disco, creo que no, invito a que alguien me contradiga si tiene mas información...igual tenemos suerte y lo vemos por algún directo, no estaría mal...

    ResponderEliminar
  3. Ojalá se venga un poquito el señor Bunbury al hemisferio sur y de paso que se traiga al hijo pródigo Calamaro, que acá lo queremos mucho :)

    ResponderEliminar