miércoles, 9 de noviembre de 2011

Las diez mejores bandas de heavy metal

La semana pasada, la edición estadounidense de ROLLING STONE preguntó a sus lectores cuáles eran sus bandas favoritas de heavy metal. Los votos han sido masivos. Sobre todo los de los fans de Dream Theater, que se han movilizado a través de Twitter para que la banda esté situada en los primeros puestos. También hay que tener en cuenta que la línea entre el rock duro y el metal es muy fina. Ejemplo: Led Zeppelin. Y, por cierto: ¿dónde está Deep Purple? Aquí tienes los resultados. Cuernos al aire.


10. Tool.

No es la banda de metal más prolífica, ya que sólo ha lanzado cuatro discos desde su formación, en 1990. Está muy feo comparar, pero, por ejemplo, Black Sabbath hizo cuatro álbumes durante los tres primeros años de su carrera. Pese a la falta de singles de éxito, Tool ha acumulado a seguidores del metal muy fieles. La banda se hizo grande en 1993, en pleno apogeo de la música alternativa, con su primer disco, Undertow. Desde entonces su audiencia ha crecido, a pesar de largos intervalos de silencio entre sus proyectos. Esto se llama Prison sex.
  

9. Pantera.
En los años ochenta y noventa, Pantera recogió a los fans del metal que sentían que Metallica no era lo suficientemente duro. El lanzamiento de Cowboys from hell los llevó a una mayor audiencia, que aumentaron dos años más tarde, cuando publicaron Vulgar display of power. Las tensiones entre el líder del grupo y cantante, Phil Anselmo, y el guitarrista, Dimebag Darrell, hizo que la banda se separase en 2003. Al año siguiente, Dimebag estaba de gira con su nueva banda, Damageplan, cuando un fan loco lo
mató en el escenario en Columbus, Ohio. Escuchemos Cowboys from hell:





8. Led Zeppelin.

Podemos estar todo el día debatiendo si Led Zeppelin es una banda de heavy metal o no. Lo cierto es que muchas generaciones de guitarristas metaleros tienen a Jimmy Page en un altar. Además, este estilo de música habría sido diferente de no haber existido el disco Led Zeppelin II. El álbum salió al mercado unos meses antes que el debut de Black Sabbath: ambos tuvieron un impacto incalculable en el género. El grupo se separó cuando el baterista John Bonham murió en 1980. Desde luego, este Whola lotta love tocado en 1979 suena muy duro.



7. Judas Priest.

Aquí no hay dudas: Judas Priest es puro heavy metal. Formados en Birmingham, Inglaterra, les costó trabajo ser grandes. Hasta que en 1980 publicaron British steel y se convirtieron en una de las mayores bandas de metal en el mundo. Se aferraron a ese título hasta que su líder, Rob Halford, dejó el grupo en 1992. Pasaron algunos años de vacas flacas con Tim Ripper Owens como cantante, pero el regresó de Halford en 2003 los volvió a situar en el mapa. La banda se encuentra ahora mismo en plena gira mundial, aunque uno de los miembros fundadores, KK Downing, ha dejado recientemente el grupo. ¿Os apetece escuchar Turbo lover? 

 


6. Megadeth.



Dave Mustaine fue el guitarrista original de Metallica, pero fue despedido, en 1983, por su alcoholismo crónico y los choques de personalidad con el resto de la banda. Molesto por cómo lo largaron, de inmediato formó un grupo con el que quería borrar a Metallica del mapa. Megadeth no lo consiguió, pero desarrolló una de las fuerzas de metal más potente de los ochenta. La alineación de Megadeth ha cambiado mucho en los últimos años, pero Mustaine siempre se ha mantenido al frente. En 2010 el grupo salió de gira con Metallica, Slayer y Antrax. Mustaine y el resto de Metallica finalmente volvieron a compartir el escenario. Así sonó Peace sells en la edición de 2010 de Rock in Rio en Lisboa.




5. Slayer.



Es posible que ninguna banda de metal haya reunido a un grupo de seguidores tan fieles como Slayer. Su disco más querido puede ser Reign in blood, producido por Rick Rubin en 1986, aunque para los fans de Slayer cada álbum es un clásico. El cuarteto sigue haciendo giras con la formación original, aunque el guitarrista Jeff Hanneman se ha visto obligado a no tocar en algunos conciertos, después de haberse infectado en el brazo con una bacteria cavernícola: eso sí que es heavy. Lo mismo que su canción Raining blood:



4. Iron Maiden.



No hay nada más habitual en el mundo que ver a un chaval fan de Iron Maiden con su camiseta por la calle. El vocalista del grupo, Bruce Dickinson, se unió a la banda en 1982 para hacer el que fue su disco más clásico, The number of the beast, y aunque se tomó un tiempo en los años noventa para centrarse en su carrera en solitario, sigue siendo el líder del grupo (junto al bajista Steve Harris, claro). La banda acaba de terminar una gira mundial de su álbum The final frontier, pero seguro que los volvemos a ver en acción en un par de años. Mientras tanto, escuchemos Flight 666:



3. Black Sabbath.


 Ellos inventaron el heavy metal. La banda de Birmingham comenzó en 1968 y a principios de los setenta fueron los que metieron el veneno del metal a todo el planeta. El vocalista Ozzy Osbourne fue expulsado en 1979 y contrararon a Ronnie James Dio, que hizo también un excelente papel. Han pasado por un número demencial de cantantes y formaciones desde entonces, pero en 1997 se reunió el cuarteto clásico en una triunfal gira. Y hay rumores bastante serios de una inminente reunión. Así sonaba War pigs en 1974:




2. Dream Theater.

 

Dream Theater es la unión perfecta entre el rock progresivo y el heavy metal. Si nunca los has escuchado, un buen punto de partida es The Big Medley, de su disco A change of seasons, de 1995. Una combinación entre In the flesh, de Pink Floyd; Carry on wayward son, de Kansas, y Bohemian rhapsody, de Queen. El grupo tiene 11 discos de estudio y la banda sigue siendo muy activa. Escuchemos Pull me under:




1. Metallica.


A los fans de Metallica les encanta quejarse. Se quejaron de que la banda hiciese un vídeo para One, en 1989. Se quejaron dos años más tarde, cuando tuvieron éxito masivo gracias a Enter sandman. Se volvieron locos unos años más tarde cuando el grupo se cortó el pelo. Se quejaron de que la banda le hiciese la guerra a Napster, y nuevamente en 2003 cuando lanzaron St. Anger ¿Cómo ha respondido la banda a todo eso? Grabando un disco con Lou Reed que les garantiza el odio infinito de sus fans, otra vez. La banda siempre ha hecho exactamente lo que tenía ganas de hacer, y no es casualidad que todavía llene estadios en todo el mundo. Algo bien habrán hecho todos estos años... Lo que sí está bien seguro es este tema, Seek and destroy:
 

Fuente: www.rollingstones.com/

0 comentarios:

Publicar un comentario